En este mes celebramos el día del padre, celebramos la paternidad. Como varones cuando cumplimos nuestra labor es cuando nos asemejamos al PADRE, hombres tiernos ante una mujer o niño y fieros ante el enemigo para defender nuestro hogar, vestidos de guerra como el Padre cuando defiende a sus hijos (Isaías 42:13).Hombres que también se visten de amor para levantar a sus hijos y llevarlos a os caminos de Dios, para verlos llegar a ser grandes hombres que van a influenciar en esta sociedad que grita “¿Dónde están los hombres de valor?”. Y hombres que aman proteger y proveen los suyos, Estos son hombres que están dispuestos a luchar a un dar la vida por lo más preciado de la vida que es la familia. Hombres que han decidido seguir el ejemplo de Jesucristo.

Hombres que seguimos sus huellas para ser ejemplo en la casa, comunidad, trabajos, etc. ; y que llevan el amor y poder de Cristo para levantar a otros hombres que han perdido su identidad paternal y ayudarles a volver al corazón del Padre. Hombres de valor somos todos aquellos que día a día ponemos en práctica los valores espirituales y morales como una forma de vida, renunciando a toda tentación, muriendo a todo deseo engañoso para fortalecernos en DIOS. Salvaguardando la familia que es lo más precioso que un hombre puede alcanzar en esta vida. Un hombre que imitar al Padre ama, provee, cuida y defiende su hogar como Dios el Padre lo hace derramando su bendición. Imitemos al Padre y celebremos con honor, dignos de ser llamados PADRES.

PS. TIRANO CEDANO