Parado frente a una vitrina llena de juguetes,es un poco difícil para un niño escoger el que le gustaría tener.Aún lo recuerdo una pequeña cabaña con dos vaqueros y un indio fueron los que llamaron la atención en un pequeño rincón de esa vitrina tal vez olvidados por los juguetes de moda que allí estaban.La voz de mi padre cortó mi atención cuando preguntó: "¿Escogiste tu regalo?" Mi respuesta fue inmediata.Señalando la cabaña con los personajes respondí: "Eso quiero". El día de Navidad cuando me lo entregó mi padre, me di cuenta

que la caja era demasiado grande para ese pequeño regalo que habia escogido.Cuando lo abrí no solo estaba la cabaña, sino todo un fuerte del oeste lleno de vaqueros,indios caballos y carretas. No pude contener mi sorpresa y corrí abrazar a mi padre por el regalo.Nunca lo habría imaginado, pero fue mas de lo que pedí. Muchos años después, a mi padre le tocó partir al lado del Señor, y me encontré otra vez frente a una vitrina:Mi vida.Esta vez viendo mis fracasos, mis heridas,mi soledad y mis temores. Una voz me preguntó:"¿Qué quieres que haga por ti?"Yo respondi:

"Sana mi corazón".Hoy, siete años después, puedo decir que no sólo sanó mi corazón; me dió una esposa, un hijo, me encargó un ministerio,me ah llevado a predicar su palabra,etc.¿No es eso más de lo que pedí?Eso es gracia. Un regalo que sobrepasa toda espectativa, un regalo que va más allá de nuestro propio entendimiento, un regalo que no sólo perdona pecados y dá salvación, sino que te lleva a ver el eterno amor del Padre por tu vida.Tal vez estás parado frente a la vitrina de tu vida,sin encontrar respuestas a tantas cosas en ella.Detente por un minuto y escucha su voz,

solo por un momento recibe el regalo que tu Padre preparó para ti desde antes que nacieras.Un regalo cuyo precio se escribió en la cruz...

TITO 2:11 "Porque la gracia de Dios que trae salvación se ah manisfestado a todos los hombres".

Ps. José Otero